Despedida de Refugio de Gracia.

IMG_0108

Dios ha sido bueno y fiel. A los 18 años de edad, siendo un joven pentecostal, sentí una fuerte convicción del llamado que Dios me estaba haciendo para trabajar en el ministerio pastoral. Hoy a mis 35 años, viendo la historia para atrás, puedo notar la alegría de que Dios ha escrito recto sobre mis líneas torcidas. Ha sido Él quien me ha sostenido y me permite la esperanza de la siembra entre lágrimas.

Agradezco a Dios por estos dos años de trabajo en esta comunidad, la Iglesia Refugio de Gracia, una comunidad a la que amé desde antes de venir a trabajar y ser parte en ella. La realidad de una iglesia dañada y que necesitaba de una mano, sumada a la convicción de que un hijo siempre tiene que ayudar a su madre, fueron las cosas que Dios ocupó para aceptar la invitación de la 5ª Iglesia Presbiteriana de Santiago para servir en esta comunidad. Fue eso, el amor a hermanos que necesitaban de sanidad y restauración lo que me movió a estar con ustedes. Soy consciente de mis errores, desaciertos, fallas de carácter. No soy un modelo terminado en el ministerio, porque aún estoy en el camino de la preparación para él. Y si Dios me ocupó para servir entre ustedes, Dios también les ocupó a ustedes en su escuela, en la mejor escuela de preparación para el servicio de predicar y servir a la comunidad.

Agradezco a quienes trabajaron conmigo en el Equipo Pastoral, a quienes desempeñaron funciones en el diaconado, en la escuela dominical para adultos y niños, en la liturgia, en la comida y el café. Agradezco a quienes abrieron las puertas de su casa, para compartir la mesa, la conversación, la enseñanza y la oración. Agradezco a quienes me dieron su amistad, como también a quienes manifestaron gestos de preocupación que fueron, y son significativos.

Agradezco a la 5ª Iglesia Presbiteriana de Santiago por invitarme a servir, por ser responsables en el cuidado y el servicio en la misión que es de Dios. Doy fe del arduo trabajo que realizan. Agradezco al Pr. David Vilches, por todas las conversaciones que tuvimos en este tiempo y por el cariño sincero que sentí de su parte. Gracias pastor.

No está acá, pero quisiera dejar constancia de mi agradecimiento a mi tutor eclesiástico, el Pr. Vladimir Pacheco, por acompañarme en este proceso, por ayudarme a aterrizar mis sueños, por escucharme cuando lo necesité, por orar por mi, y por exhortarme cuando fue necesario.

Y, por supuesto, y con todo mi amor, agradezco a Mónica mi esposa amada, por estar conmigo en las buenas y en las malas, por pegarme el empujón cuando no hay fuerzas, por su abrazo tan necesario. A mis hijos Miguel y Sophía por amarme y acompañar a su papá, añorando a sus amigos, y disfrutando a los de hoy en Refugio, junto con la alegría de permitirme vivir con ellos y disfrutarlos a concho. Les pido perdón si por mi trabajo obsesivo en algún momento les descuidé. Y nuevamente les agradezco por enseñarme con paciencia lo que debo priorizar, más allá de los discursos políticamente correctos.

Y sí, ha llegado el fin de un proceso. Me voy con dos convicciones. Respecto de mí, me voy con la convicción de lo dicho por Pablo a los presbíteros de Éfeso en su despedida: “Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios” (Hechos 20:24). Y respecto de ustedes, amada Iglesia Refugio de Gracia, la convicción de lo dicho por el mismo apóstol: “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús” (Filipenses 1:6). Él es fiel. Vivimos en la historia que Él ha trazado de principio a fin. Por eso vivamos y trabajemos con esperanza.

Hoy como ayer, y a pesar de mi mismo, Soli Deo Gloria.

Luis Pino Moyano.

Maipú, 28 de enero de 2018.

 

(Después de leerlo, sugiero escuches la canción de Santiago Benavides “Gracias por Pedro”).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s