“Apoyemos al compañero, pase lo que pase”.

claudio-bravo-arenga-web

“Gracias muchachos, me saco el sombrero ante todos. Peleamos, sufrimos, corrimos, dejamos todo adentro. No se dio, es verdad, no se dio, pero ahora tranquilidad muchachos. No vamos a perder […], lo vamos a ganar. Tenemos experiencia de sobra. Apoyemos al compañero, pase lo que pase, ¡nos vamos con la cabeza en alto!”.

La arenga del capitán de la selección chilena de fútbol Claudio Bravo, previa al lanzamiento de penales en la semifinal de la Copa Confederaciones 2017 tuvo tintes magistrales y conmovedores. Magistral y conmovedor como los penales de Vidal, Charles Mariano y Alexis, junto a las tres tapadas del portero compatriota. Se apoyaron y se fueron con la cabeza en alto. Y esperamos, que este domingo, se vayan con la copa en sus manos, para alegría de hombres y mujeres de esta tierra.

¿Pero qué tiene que ver esta cita y el párrafo inicial con el boletín del mes de nuestra iglesia? ¡Mucho! La fuerza magistral y conmovedora de la arenga de Bravo tiene la fuerza provocativa (en sentido positivo, digámoslo), de llevarnos a recordar principios que a veces distan de nuestra práctica. El apoyo a los compañeros debe realizarse pase lo que pase. La oración gramatical es demasiado rica y profunda. La palabra compañero apela a uno que comparte el pan con un otro, que trabaja comunitariamente y puja codo codo por una bella realidad, que se compromete vital y activamente por ese que camina junto a él o ella. La palabra bien cabe en el cristianismo para ser aplicada ya sea en la prisión (Romanos 6:17), en las aflicciones (2ª Corintios 1:7), en la peregrinación (8:19), en el trabajo colaborativo (8:23; Filipenses 2:25), en la fidelidad necesaria (4:3) y en el combate de la fe como “compañeros de milicia” (Filemón 2). Todos los textos citados invitan a huir de las relaciones asépticas (esas que nunca se suben las mangas y se ensucian las manos) y de la falsa ideología del sistema mundano que nos dice que “nunca hay que meter las manos al fuego por nadie”. Eso es falso para el cristianismo, toda vez que el amor que se nos demanda es uno sacrificial. El apoyo al compañero, pase lo que pase, no tiene que ver con las consecuencias de las decisiones y actos. No nos perdamos. El apoyo es diferenciado según la necesidad de cada cual: celebración, colaboración, ánimo, consejo, consuelo, asistencia, enseñanza, exhortación y disciplina. Todo eso forma parte del pastoreo mutuo de creyentes que se entienden desde su “sacerdocio universal”.

Insistamos en esto: antes de tapar tres penales de manera consecutiva, y de que sus compañeros hicieran lo suyo convirtiendo los goles para la victoria, la frase es magistral y conmovedora, porque el pase lo que pase nos invita a amar y luchar hasta las últimas consecuencias. Ese amor que apoya pase lo que pase es el mostrado por el apóstol Pablo cuando dijo: “El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1ª Corintios 13:4-7). ¿Sabes lo que me pasa cuando veo esta “coincidencia de contenido? Dos cosas: a) ganas de glorificar al Dios de la vida que con su gracia común sostiene el mundo para que no sea tan malo como podría ser, dando dones, capacidades e inteligencia a todas sus criaturas; y b) en cierto sentido, dolor y desafío, puesto que muchas veces no hemos aprendido a vivir así aún en la iglesia de Cristo, a pesar de haber sido comprados y redimidos con la misma sangre del Redentor, siendo hermanados por ello, y contando con la ayuda del Espíritu Santo que da vida a la iglesia. “Apoyemos al hermano, pase lo que pase”, debiera ser la realidad constante de nuestras comunidades, no olvidando lo que apuntara hace unos años el pastor presbiteriano Eugene Peterson: “Uno de los cambios inmediatos que produce el evangelio es gramatical: nosotros en vez de yo, nuestro en vez de mío, para nosotros, en vez de para mí mismo”.

Luis Pino Moyano.

* Compartida en el boletín de la Iglesia Refugio de Gracia, julio de 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s